Cinco pueblos increíbles para perderte en Nochevieja

Cinco pueblos increíbles para perderte en Nochevieja - España

Si bien Nochebuena es una fecha familiar, cada vez es más habitual que la gente celebre Nochevieja de manera diferente, imponiéndose la moda realizar alguna escapada con tu pareja o amigos.

A quienes no nos da perece hacer la maleta e irnos, solemos mirar para esta fecha capitales europeas o destinos de playa, sin embargo hoy os queremos proponer cinco pueblos increíbles para disfrutar de la última (y la primera) noche del año en un ambiente de perfecta ruralidad.

    1. París, Londres, Bérlín… nada comparable a pasar la Nochevieja en la villa salmantina de Candelario. El municipio de montaña ha sido nombrado como uno de “Los pueblos más bonitos de España”, al ser uno de los municipios más turísticos de la provincia salmantina tanto por la singular arquitectura, como por el mantenimiento de sus fiestas, tradiciones y costumbres. 

No es el mejor destino si queremos vivir la noche envueltos en una fiesta loca, ya que Candelario tiene apenas 1.000 habitantes, pero no faltan buenos bares para poder brindar y degustar sus peculiares “tapas” que te ponen de forma gratuita con cada consumición. Además, con un poco de suerte pasarás esa noche tan especial viendo nevar en una sierra de especial potencial para deportistas o gente que aprecie la buena gastronomía. 

    2. Si miramos entre los pueblos de Barcelona no podemos dejar de pensar en Cardona, un pueblo del que se dice que “se lo debe todo a la sal”, una frase que hace referencia a la riqueza que la explotación salinera del viejo recinto de Mina Nieves reportó a la urbe. 

Pero Cardona no es solo sal, y alardea de su colegiata de Sant Vicenç, joya del románico catalán, y de un núcleo antiguo de angostas callejas, vetustos soportales y casas nobiliarias que llevan a los pies del cerro donde se levanta su deslumbrante castillo. 

    3. Pero si lo que buscamos es tomarnos las uvas en un paraje donde los relojes se detuvieron hace años, y han sabido conservar su patrimonio, viajemos a orillas del Atlántico, donde Combarro (Pontevedra) nos mostrará un casco antiguo que supone un festival de hórreos y cruceros, testimonio de la vida en Galicia.

    4. El turismo rural no es exclusivo de la península, y así lo demuestra el pequeño municipio de Garachico, quien condensa en su territorio la esencia del Tenerife colonial.

Este precioso lugar te atrapa poniéndote los pelos de punta al conocer su pasado volcánico con dramáticas historias que aún se recuerdan desde que en 1706 la lava les arrebatara su forma de vida. Un fenómeno aún muy presente en su costa y playas. 

    5. Y como Andalucía siempre es acogedora, tenemos la obligación de recomendar Olvera, un maravilloso pueblo con raíces árabes situado en la Sierra de Cádiz.

Olvera es uno de los conocidos pueblos blancos, donde solo cambian la tonalidad su iglesia y un castillo, además de un monasterio a las afueras que realmente merece la pena visitar. La localidad se encuentra declarada conjunto histórico-artístico desde el año 1983.

Esto son solo algunas de nuestras recomendaciones personales y experiencias viajeras que enseñan las amplias posibilidades del turismo rural en esta época del año, y somos totalmente conscientes de que en esta lista faltan muchísimos que esperamos que poco a poco descubras y disfrutes. 


5.00 - 5 votos

Patrocinado