Cómo viajar si eres músico

Cómo viajar si eres músico - Internacional

Alguna vez me pasó no saber qué hacer. Era ya fin de año y tenía poco dinero. Estaba en la duda de buscarme un empleo o hacer algo realmente distinto. Nunca había salido de mi provincia. Vivo en el norte de Argentina. Pero fue un poema el que me impulsó a salir. Un poema maravilloso llamado “Las labranzas de Osorio” del poeta Leónidas Escudero. Dice en su final: “porque cuando hay necesidad de un tesoro, hay que salir a buscarlo y eso es todo” y esa verdad me iluminó, sentí ese día la necesidad de buscar un tesoro que no era material, por ello resolví esa semana prepararme para viajar. Decidí pasarme a Bolivia.

Bolivia es un país grande y asombroso con una multitud de paisajes que impactan. Desde punas, salares, selvas, pequeños pueblos casi soñados  y grandes urbes llenas de vida diurna y nocturna, todas las variedades naturales y sociales de la cultura viva latinoamericana están allí como esperando al viajero. Sólo disponía de mi guitarra y unos billetes. Y quizás nunca hubiese sospechado la infinidad de aventuras que eso me depararía. Desde allí ya no dejé de viajar.

Lástima la pandemia actual que ha trabado estas epopeyas de un viajero solitario. Pero mis consejos están destinados a aquellos que suponen que un viaje debe hacerse con mucho dinero. Quizás, como en ese poema, la cosa consta de buscar un tesoro, aunque no sepamos cuál es, y la otra consiste en identificar una habilidad. Por ello puedo asegurarles que ser músico hace que dispongamos de un capital importantísimo, mucho más fluctuante que el de una tarjeta de crédito o el de una cuenta bancaria. Las cosas que diré no son reglas fijas porque a veces los viajes deparan vivencias diferentes, pero en mis viajes he preguntado a otros músico y otros viajeros y hemos coincidió en muchísimas apreciaciones, que casi se vuelven una teoría del viaje y del músico.

1_Viajar con un instrumento posibilita no sólo generar dinero para comer y hospedarse, sino también hace que conozcamos gente que siempre se conmueve y a veces nos facilitan datos de lugares más baratos y nos ayudan a seguir en el viaje.

2_El factor emocional es el más importante en un viaje. Piense usted, por ejemplo, que si sabe un repertorio amplio de canciones, va a conmover  a un número mayor de personas. Es decir, no se limite a un género. Como le dijo el escritor Héctor Murena a Jorge L. Borges, nos hay que ser enemigo de los géneros. Aprenda diferentes ritmos y estilos y donde vaya escuche y aprenda las canciones de un lugar. Eso hará que se amplié su universo musical.

3_La buena ejecución: Ni siquiera necesita de muchas canciones para tocar en algún Bar o en alguna calle al principio, necesita que su canción esté prolija y que suene agradable. La gente no sabe si usted es un músico profesional o si recién se inicia, pero una buena ejecución hace que lo respeten siempre y que la devolución económica sea más segura.

4_La pasión: si es cantante cante con pasión y aprenda a no lastimarse la garganta. Puede sacar de de youtube ejercicios vocales que llevan simplemente minutos y así no se lastimará su instrumento corporal. En los tiempos libres perfeccione sus piezas musicales, y por sobre todo despéguese de las versiones originales, haga su propia versión. Esto incluso podría depararle fama.

5_Cuide su instrumento, ya sea una guitarra o un violín o una armónica, y cómprele accesorios que mejoren la calidad del sonido.

6_El carisma: Siempre ría y tenga un carácter agradable al pedir tocar en algún lugar, si le niegan esa posibilidad no se preocupe, acepte la negación con amabilidad, puede que en otra ocasión se lo permitan por haber comprendido la circunstancia.

7_ La gente a veces está esperando no sólo una interpretación sino también que esa interpretación esté acompañada de una humanidad que trasmita esperanza. (Por supuesto que siempre considere la circunstancia, intuya qué canción puede andar en determinados contextos)  Puede que alguien haya tenido un día malo, y su canción le ayude a levantar el ánimo. Eso hará que se emocione y le dé una cantidad de dinero que usted no esperaba. Y recuerde que la música depara una magia inesperada. Nunca sabemos lo que una canción puede despertar en el otro.

Dejo una experiencia hermosa. En un Bar de Potosí recién comenzaba a tocar, y toqué un bolero viejísimo, pensé que nadie lo escucharía. Lo interpreté porque me daba placer su interpretación y lo estaba aprendiendo. Un hombre, ya entrado en años, esa noche me dio dinero suficiente como para vivir una semana. Ese bolero le había recordado a su padre fallecido, que había sido propietario de un lugar donde tocaban cantantes en la década del 50. La magia habita en los corazones, y quizás sólo la música a veces trae esos tesoros al presente.


4.25 - 32 votos

Patrocinado