Conoce la mágica ciudad de Cáceres

Conoce la mágica ciudad de Cáceres - Cáceres

Cuando nos planteamos realizar una escapada dentro de la Península Ibérica, siempre aparecen las mismas ciudades de siempre: Sevilla, Segovia o Bilbao. Pues bien, hoy os traigo una de las ciudades que más nos ha maravillado, quizás por la falta de expectativas o por la falta de conocimiento de lo que esta ciudad tiene que ofrecer al turista. Hablamos de la ciudad de Cáceres, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986 y ahora entendemos el por qué.

Desde lo cultural hasta lo gastronómico, pese a su tamaño, ofrece multitud de propuestas que abarcan todos los grupos de edad. En mi caso, tuve el privilegio, junto a mi pareja, de disfrutar de la ciudad en pleno mes de diciembre. En esta época los días eran agradables y las noches fresquitas. Pese a ello, no le quito encanto alguno, es más, el frio de la noche le daba un aura de misticismo y romanticismo que en muy pocas ciudades hemos podido ver.

Cáceres es una ciudad para vivirla, un lugar por el que caminar sin prisa. Cada esquina muestra un pedazo de historia, escudos heráldicos, torres mochadas o increíbles palacios y monasterios. Es muy recomendable, que hagáis un tour por la ciudad amurallada ya que enriquecerá vuestra visita y conoceréis de primera mano los mitos y las leyendas que aún sobreviven en su interior.

Soy un claro defensor de que viajar está compuesto por una serie de variables que conjuntamente forman una experiencia única e inigualable. Una de las variables fundamentales es la gastronómica. Es la puerta de acceso para conocer y entender la historia de cada tierra. Y la ciudad Cacereña tiene un máster en lo que al buen comer y el buen beber se refiere. A lo largo del viaje pudimos disfrutar de su gastronomía sin ataduras ni complejos.

Paseo gastronómico por Cáceres

La Cacharrería fue quizás la sorpresa del viaje. Cuando en el hotel nos dijeron que no reservaban y que había que acudir antes de que abrieran para coger sitio, supimos que se trataba de un sitio diferente. En nuestro primer intento fracasamos, llegamos demasiado tarde. La segunda vez nos sonrió la fortuna, ventaja de ser dos personas. La propuesta de este establecimiento es clara, calidad de sus productos y combinaciones que funcionan muy bien. Cualquier plato que pidas no te va a defraudar. Nos encantó el plato de migas con oreja en salsa, sabor, sabor y sabor.

La esencia extremeña, es un lugar pequeño regentado por un matrimonio encantador. Nuestra recomendación es acudir a este sitio a desayunar. Un desayuno compuesto por un zumo de naranja natural, un café y una tosta de jamón ibérico recién cortado por menos de 5€ es un chute de energía para el resto del día.

La tapería Yuste fue nuestro pequeño capricho del viaje. Desde que entras te hacen sentir como en tu casa. A destacar la profesionalidad de todos sus empleados y la calidad de sus productos. Comer y comer bien por menos de 50€ en un sitio como este, en pocas ciudades ocurre. Su solomillo con torta de la serena fue un espectáculo para nuestro paladar. Sitio muy recomendable pues predomina la materia prima y el sabor.

Croissanteria Rosendo lugar ideal para cenar low cost. Este establecimiento tiene que ofrecer poco o nada de gastronomía autóctona. A su favor juega la inmediatez y la calidad precio de sus paninis.

En este enlace os dejo una lista de los restaurantes a los que nos hubiera gustado ir pero que bien por falta de tiempo o bien porque estaban hasta arriba no pudimos disfrutarlos.

Disfrutar de esta fantástica ciudad tanto en su plano cultural como en el plano gastronómico. Os aseguro que os va a costar olvidarla.


5.00 - 8 votos

Patrocinado