Consejos varios para viajar a Roma (Marzo 2018)

Consejos varios para viajar a Roma (Marzo 2018) - Internacional

Antes de iniciar un viaje, ya sea a Roma, París, Ámsterdam o cualquier otro destino, es normal sentir un mariposeo en el estómago y buscar en internet información sobre qué ver, qué hacer y múltiples consejos para disfrutar al máximo.

Sin embargo, en muchas ocasiones, la información que consultamos no está actualizada, o comete errores, o está recopilada por personas que ni siquiera han visitado la ciudad.

Aquí se reúnen por tanto varios consejos tras un viaje de cinco días en Roma, para evitar que cometas los mismos errores que he cometido yo y puedas responder varias dudas que te surgirán durante el viaje.
Transporte

Roma tiene tres líneas de metro y permiten recorrer la ciudad en poco tiempo. Dependiendo de la hora y de la línea puede estar abarrotado. Por supuesto, como en cualquier lugar concurrido, ten precaución con los carteristas.

No es necesario recurrir al medio de transporte y, si el clima es adecuado y dispones de tiempo, te recomiendo que pasees por la ciudad. Sin embargo, si vas pocos días, llueve o prefieres conservar tus fuerzas, no dudes optar por el metro, tranvías o autobuses.

Tenemos el billete básico. Cuesta 1,5 euros. Sirve durante 100 minutos desde que lo validas por primera vez, pero sólo podrás utilizarlo una vez en el metro. Una vez lo valides, podrás realizar en éste todos los transbordos y cambios de líneas que consideres necesarios, pero una vez salgas a la calle no podrás volver a utilizarlo para entrar en el metro, aunque sí en tranvías y autobuses.

También tenemos el billete para todo el día, que cuesta 7 euros y dura 24 horas desde su validación. Si lo validas hoy a las 12 del mediodía, podrás utilizarlo hasta mañana a las 12.00. Además de éste, tenemos varias opciones parecidas: 48 horas por 12,50, 72 horas por 18 euros o una semana por 24 euros.

Una última recomendación. Si vas a utilizar los billetes ordinarios, te recomiendo que siempre guardes uno para emergencias. Si estás lejos de una parada de metro, llueve a cantaros y ves pasar un autobús, no podrás subirte a él si no tienes un billete para validar. Se compran en las estaciones de metro y en todas las tiendas en los que figura la palabra Tabacchi, y corres el riesgo que no haya ninguna tienda cercana. No se pueden adquirir en los autobuses.
Coliseo

Es muy probable que entre los sitios que quieras visitar, se encuentre el Coliseo. Es altamente recomendable, pero no está de más unos cuantos consejos.

Al llegar, si no vas muy pronto, verás una cola inmensa enfrente del Coliseo y multitud de gente ofertando visitas guiadas mediante las cuales te ahorras realizar la cola. Resulta que ésta es para pagar las entradas con tarjeta. Si te diriges directamente hacia el coliseo, verás dos colas, una para grupos y otra para comprar billetes. En mi caso el tiempo de espera fue de apenas quince minutos. El precio de la entrada es de 12 euros. Si quieres ahorrarte la cola, puedes comprarla por internet y el precio pasa a ser 14. En taquilla nos ofertaron por 5 euros por persona una visita guiada de 45 minutos en castellano, que comenzaba en 10 minutos. Al comprar las entradas, puedes preguntar por la siguiente visita. Está interesante y te resumen la historia del edificio, las técnicas de construcción y un resumen del funcionamiento de los juegos. Si no te interesa, puedes alquilar una audioguía.

Tendrás que pasar unos controles de seguridad. Podrás llevar agua, pero no tijeras, navajas y demás elementos cortantes.
La entrada permite el acceso al Coliseo, al foro romano y al Palatino. La entrada se puede utilizar dos días consecutivos, por lo que puedes visitar el Coliseo un día y el resto el siguiente.

Un último consejo: te recomiendo que también lo veas de noche. Dar un paseo recorriendo el exterior y verlo iluminado no tiene precio.
La basílica y el museo del Vaticano.

Si no te gusta madrugar demasiado, al llegar verás una cola inmensa que casi da la vuelta a la plaza. No te preocupes, dado que avanza con rapidez. Pasaremos por un control de seguridad. La basílica es gratis y en ella se puede ver La Piedad, de Miguel Ángel. El museo y la capilla Sixtina tienen coste.
Trastevere.

Una zona que sin duda merece la pena visitar y pasear por sus calles. Excelente lugar para cenar. El metro no llega hasta allí, así que tendrás que recurrir a caminar o a utilizar el tranvía. La basílica de Santa María actualmente está en obras, y no podrás ver el exterior, pero sí visitar su interior.
Comida y bebida.

Dependiendo de tu ciudad de origen, Roma puede parecerte más o menos cara. Comparándolo con otras ciudades de Italia, es más cara que Nápoles y más barata que Venecia. Para ponerte algunos ejemplos de mi experiencia, el desayuno para dos personas me ha costado entre 12 y 15 euros. El capuccino suele valer entre 3 y 4 euros. La merienda más económica me costó 9 euros y la más cara 23 (una capuccino, un chocolate caliente y dos trozos de tarta malísima). En este último nos cobraron suplemento por sentarnos.
No hagas por tanto mucho caso a los precios de los carteles (café a un euro…), dado que el precio en mesa (Tavolo) en algunos sitios es mucho más caro.

La cerveza es cara (entre 4 y 6 euros). La cerveza más popular es la Moretti. Es una cerveza suave. En algunos bares puedes encontrar la Moretti La Rossa. Tiene más cuerpo, consistencia y me ha parecido bastante recomendable. En un supermercado vendían el pack de 3 cervezas por menos de cuatro euros. Un souvenir o un recuerdo más que interesante.

El spritz ronda entre los 6 y 9 euros. Si es la primera vez que visitas Italia, es un coctel muy popular, si bien en este viaje no lo he visto tanto como en Venecia. Es de color naranja y tiene Aperol, prosecco y soda.

Es importante mantenerse hidratado y verás múltiples minimarkets donde venden botellas de agua en torno al euro. En los supermercados, encontrarás botellines de agua a unos treinta céntimos.

En la plaza del Campo di Fiori, verás el mercado. Podrás comprar fruta troceada por 2,5 euros y zumo de granada por 4 euros.
No tuve suerte con el tiramisú. Los dos que probé no estaban muy allá. Sin embargo, sí me gustó el Babà al rhum. Bizcochito mojado en licor. Es muy frecuente encontrarlo y también lo venden en tamaño pequeño. No apto para niños.

Lo más importante:

Disfruta. Roma es una ciudad que probablemente te enamorará y desearás volver en un futuro. Merece la pena.


5.00 - 2 votos

Patrocinado