Un día por Tarragona, todo un viaje al pasado romano

Un día por Tarragona, todo un viaje al pasado romano - Tarragona

Siempre he oído cosas muy buenas de Tarragona, desde su mar hasta sus monumentos históricos de época romana declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Desde Barcelona es muy fácil llegar a Tarragona, en coche hay 2 autovías A-16 o A-161, a la altura de El Vendrell se une la A-7 y la N-340 (autovía) y la A-7. Nosotros (mi marido y yo) optamos por la última opción, pero también es posible coger el tren desde la estación de Sants o incluso coger un autobús.

Este viaje lo hicimos antes de pandemia, cuando aún estaba todo abierto… Pero intentaré ser explícita y hacer buena memoria para que podáis vivir la misma experiencia aunque sea sin salir de casa. Bien, desde Barcelona en una hora llegamos a Tarragona, y con mucha suerte encontramos aparcamiento (gratis los fines de semana) en la misma Rambla Nova, la calle principal que serpentea desde un acantilado con vistas al mar Mediterráneo hacia el Noroeste. Así que paramos a desayunar, en el relax total de una ciudad todavía dormida, en una terraza, Escogimos un bar con terraza, al pie de la estatua de la calle Rambla Nova (2 capuchinos, una tostada y tostadas con mermelada nos costaron 7 euros).

Llenos de energía iniciamos nuestro recorrido histórico, siguiendo el paralelo a la Rambla Nova, la Rambla Vella, que marca el inicio de la ciudad vieja siguiendo el trazado de la Via Augusta, la calzada romana que unía Roma con Cádiz.

Museo de Historia de Tarragona

Museu d'Història de Tarragona - Viquipèdia, l'enciclopèdia lliure

Luego entramos en el centro histórico y nos dirigimos al Museo de Historia de Tarragona. Este museo incluye 4 sitios romanos diferentes y la villa noble del siglo XV que ahora alberga el Museo Casa Castellarnau. La entrada a cada sitio cuesta algo más de 2 euros, pero puedes comprar entradas para todos los sitios por 10,50 euros o con cualquier carnet de estudiante de 5 euros. Los sitios estaban abiertos durante la semana de 9 am a 5 pm y los domingos y festivos de 10 am a 3 pm, habría que ver los cambios de horarios que hay ahora con las restricciones antiCOVID…

Nosotros decidimos comprarnos la entrada para todos los sitios y comenzamos con la visita al museo. Os recomiendo visitar este museo, os permite conocer en profundidad la Tarragona de época romana, hay estrés de la vida cotidiana, un mosaico casi intacto sobre criaturas marinas, partes de las murallas romanas, esculturas, frescos y alfarería.

Circo romano

El Circo romano de Tarragona estrena arena

Del museo pasamos por el Circo romano Pretorio, muy bien conservado, con 300 m de largo fue uno de los circos más grandes del Imperio Romano, dedicado a la carrera de cuadrigas. A este recinto se accede a través del portal neoclásico de Sant Antoni del siglo XVII en las murallas. Fue convertido en castillo real en la Edad Media.

Catedral

La catedral gótica de Tarragona

Continuando por el camino que conducía al siguiente sitio vimos la Catedral, e impresionados por su grandiosidad nos dirigimos hacia allí. Para el deleite de mi marido, una inmensidad de puestos, desde grandes antigüedades hasta simplemente «cosas viejas», pululaban al pie de la catedral. La catedral, de estilo gótico románico, fue construida entre 1100 y 1300 sobre un templo romano. Tiene más de 100 metros de largo y alberga arte y obras romanas de los siglos XV y XVI.

Casa Castellarnau

Casa Castellarnau (Tarragona) - 2021 Qué saber antes de ir - Lo más comentado por la gente - Tripadvisor

Después de contemplar la catedral y el desvío a los distintos puestos nos dirigimos a los siguientes 2 sitios, la Casa Castellarnau. Fue construida en el siglo XV y fue el hogar de las familias más influyentes de la ciudad. Para admirar es el patio y la escalera con columnas y capiteles góticos, y el techo del salón de baile, decorado con imágenes de la mitología griega. Todo una belleza desde mi punto de vista.

Murallas

Rutas Accesibles - Ciudades Patrimonio de la Humanidad

Luego nos dirigimos a las murallas, la primera gran construcción de los romanos en esta ciudad. La altura de los muros era de 6 metros y 4,5 metros de ancho con torres aún más altas. Ahora se conservan 3 torres: Arquebisbe, Cabiscol y Minerva y la altura es de entre 1,5 y 2 metros. Los muros cubren casi todo el centro histórico, en un camino de aproximadamente 1 km, caminar por los muros es espectacular, entre la vegetación y los monumentos históricos te sientes transportado a los tiempos de la gloriosa Roma.

Casa Canals

Casa Canals (MHT) | Tarragona Turisme

El paseo finaliza a unos pasos del siguiente sitio: La Casa Canals, una casa noble construida a finales del siglo XVIII y que presenta la arquitectura típica de las casas señoriales de este siglo. Después de visitar esta casa decidimos tomarnos un merecido descanso y nos dirigimos a un bar en la Plaza de La Font, muy lejos de donde estábamos.

El Anfiteatro

Anfiteatro romano (MHT) | Tarragona Turisme

Regenerados con un rápido refrigerio, armamos fuerzas y nos dirigimos, en mi opinión, al lugar con más encanto de Tarragona: El Anfiteatro. El anfiteatro es un edificio romano con vistas al mar, construido a finales del siglo II d.C., fue utilizado en las persecuciones cristianas, aquí fueron quemados vivos Fructosio y sus diáconos Augurio y Eulogio. Pero también se usaron para peleas entre gladiadores y entre animales. Aproximadamente 15.000 personas entran al foro. Para el almuerzo, nos animamos a pedir consejo a un grupo de chicos locales sobre dónde comer en los alrededores, luego bajo sugerencia nos dirigimos al restaurante «La Nau» en la calle la Nau 12.

Es un sitio que os recomiendo vivamente, un restaurante construido dentro de una cueva, con luces tenues donde comimos excelentes tapas: croquetas de pollo con patatas, salmón, calamares fritos y albóndigas con salsa y nata para terminar.

Forum

Roman Forum: monuments in Tarragona at Spain is culture.

Después de esta comilona nos dirigimos al Forum, caminando por la Rambla Nova, una calle de 45 metros, muy bonita e interesante, llena de bares y tiendas. Nos dirigimos al puerto, para pasear por la ciudad y admirar los hermosos barcos. Paramos allí hasta las 8, donde cenamos en uno de los muchos restaurantes de pescado casero. Finalmente a las 10, cansados ​​pero felices de haber podido visitar una ciudad tan rica en cultura, decidimos volver a casa.


5.00 - 1 voto

Patrocinado