El Drago milenario

El Drago milenario - Santa Cruz de Tenerife

‘El Drago’ es un árbol cuyo tronco no es uno sólo sólido, sino es constituido por varias hileras. Su nombre científico es Dracaena Draco y se encuentra en las Islas Canarias, con mayor presencia en la isla de Tenerife y exceptuando las islas de Lanzarote y Fuerteventura.

DRAGO MILENARIO

Insignia actual de Icod de los Vinos en Tenerife, el Drago cuenta con una larga historia desde la época guanche, aborígenes tinerfeños que habitaban en la isla antes de la conquista española durante los Reyes Católicos.

Aunque existen actualmente varios dragos en la isla, el drago milenario de Icod de los Vinos está envuelto de un interés especial. Ha sido estudiado por los científicos por su longeva edad. A pesar de estar muy discutido, se le atribuye una edad de más de tres mil años.

Alcanza una altura de unos dieciocho (18 m) metros y en su base del tronco alcanza un perímetro de unos veinte (20 m) metros. Es el más alto y más longevo de su especie. En 1917 fue declarado monumento nacional.

Hoy por hoy existe un parque alrededor de él. Para acceder a él, hay que abonar un módico precio para obtener la entrada. Aunque se puede ver el drago milenario perfectamente desde afuera, la visita al parque vale la pena.

El Drago Milenario está envuelto de una magia y cubierta de una leyenda. Esta cuenta que allá por el siglo XVII atracó en la isla un comerciante en busca de la savia del drago. Cuando se acercó, visualizó una doncella y se encaprichó de ella. La joven consiguió huir y él visitante fue atrapado por las brazos del Drago.

LA SANGRE DEL DRAGO

La savia de este árbol canario enrojece al contacto con el aire. Su aspecto rojizo le ha otorgado el nombre de sangre del drago.

Se le atribuyen propiedades curativas. Así, por ejemplo, Jorge Cruz Suárez lo menciona en su libro “Más de 100 plantas medicinales”, en el que menciona la savia del Drago como remedio para fortalecer las encías, cicatrizar heridas o úlceras sangrantes y su poder curativo para la tos y catarros.

No obstante, la fama de la sangre del Drago remonta ya a la época del imperio romano, donde se conocía la savia por sus propiedades tintóreas (para teñir el cabello de las damas) y farmacológicas. Plinio lo menciona también en su obra “Historia Natural”.

ICOD DE LOS VINOS

En la visita del Drago Milenario, aconsejo la visita al Museo Etnográfico que se encuentra cerca del parque, en el Centro Comercial La Magalona. La visita al museo nos transporta a la época del neolítico y nos muestra los guanches en su tamaño real.


5.00 - 1 voto

Patrocinado