Escapada exprés a Ginebra, Suiza

Escapada exprés a Ginebra, Suiza - Internacional

Nunca había pasado un invierno realmente frío, ya que en Barcelona no nos bajan demasiado las temperaturas durante los meses en que deberían bajar.

Tanto mis primos como yo teníamos muchísimas ganas de hacer una escapada de fin de semana, así que sin pensarlo demasiado nos pusimos a buscar vuelos – a cualquier parte del mundo – y ahí encontramos el nombre que llevaría escrito nuestra próxima aventura: Ginebra.
En un visto y no visto ya teníamos los vuelos en nuestras manos y pusimos rumbo a Europa central.

Nuestro viaje fue de 3 días, y de verdad que está entre los top de viajes exprés.

La primera tarde decidimos pasarla en el centro de Ginebra: descubriendo sus calles y sus gentes. Ese día hicimos un recorrido muy sencillo. Primeramente nos recorrimos el barrio árabe – ya que era dónde nos alojábamos – y pusimos rumbo al centro de la ciudad. Cómo era de noche nos dejamos llevar y deslumbrarnos por las luces que adornaban todas las calles y las hermosas vistas que estas nos ofrecían.

El segundo día fue más movidito. A las 8 de la mañana nos plantamos en la estación a comprar unos billetes de tren dirección Montreux. El viaje no nos llevó mucho más de 1 hora y llegar ahí fue precioso. Visitamos el mercadillo de Navidad: con sus objetos de decoración, sus luces, su vino caliente y un ambientazo inigualable. De ahí pasamos a caminar por la orilla del lago hasta llegar al castillo de Chillon – ¡altamente recomendable!. El camino a pie fue realmente precioso.

A media mañana y después de visitar el estudio de de Queen y hacernos cuatro fotos con la estatua de Freddy Mercury, volvimos a cogir el tren y hicimos parada en Vevey.
(Inciso: Si estáis en Vevey y queréis comer una buena fondue al más puro estilo suizo debéis ir a “Les 3 Sifflets”)

Después de comer podéis pasar la tarde paseando por la orilla del lago Leman hasta llegar al famoso y gigante tenedor que se encuentra en medio del agua. Otra opción es coger un trenecito gratuito que te dará una vuelta por el pueblo de manera que podrás conocerlo más a profundidad sin tener que mover un pie. Eso sí, abrigaros porque hace mucho mucho frío!

Nuestro último día decidimos pasarlo en Ginebra, para conocerla más a fondo. Para ello nos apuntamos a uno de los tours gratuitos que hoy en día se ofrecen por casi toda Europa, y la verdad que fue una excelente decisión. Pudimos recorrer toda Ginebra en 2h 30min. Visitamos la la Jet d’Eau, la sede de la ONU, el famoso reloj de flores del Jardín Inglés, pudimos visitar la zona antigua de la ciudad y conocer mucho más sobre ella, y miles de cosas más.

En Ginebra es muy típico comer al lado de unos baños termales. Nosotros decidimos ir ahí y probar algo típico mientras disfrutábamos de las estufas que eran estrictamente necesarias y de las vistas del lago. Si os animáis incluso podéis bañaros en la orilla del Leman y vivir una experienca única.

A todo esto es conveniente decir que el transporte dentro de Ginebra es totalmente gratuito! En la mayoría de hoteles o apartamentos os deben facilitar una tarjeta: Geneva Transport Card, que incluso podréis utilizar para ir hasta el aeropuerto. Con ella podréis coger autobuses, trenes e incluso unas barquitas que cruzan el lago de punta a punta.


5.00 - 5 votos

Patrocinado