Explorando los cinco sentidos en Tonalá, Jalisco, México.

Explorando los cinco sentidos en Tonalá, Jalisco, México. - Internacional

¡Qué le damos “seño”; aparte de lástima! Vocifera la vendedora y Yo alcanzo a escuchar, inmerso en este río humano de gente que se da cita en las calles principales de la ciudad de Tonalá Jalisco; ya sea para pasear o realizar alguna compra respecto a algunas artesanías típicas de la región que consisten básicamente en objetos de vidrio soplado e incluso de muebles.

Tonalá es un lugar que, debido a los caprichos de la urbanización, se encuentra ubicada en lo que se conoce como la zona metropolitana de Guadalajara. En ella se encuentra además de Tonalá y Guadalajara, los municipios de Tlaquepaque, Zapopan, Tlajomulco y El Salto. Aun cuando todos estos lugares forman parte de una gran metrópoli, no han perdido su propia identidad.

Algo que se capta a través de los sentidos, cuando se camina por las calles de Tonalá, es eso precisamente; que las tradiciones, costumbres, colorido…, siguen vigentes a pesar no solo de la conformación de la metrópoli, sino del paso del tiempo. Aun se pueden observar aquellos comercios de comidas en las calles abarrotadas de familias dispuestas a disfrutar de los platillos.

Las artesanías que ofrecen los vendedores, son de gran colorido y de formas variadas; mismas que son resultado de un esfuerzo creativo, por parte del artesano, de encontrar nuevas formas de expresión. El arte, hay que señalarlo, no solo se nota en los objetos que se ofrecen en los diversos puestos, también, en el propio oficio de la venta.

Hay que recordar que la principal actividad económica de esta comunidad, es el de aprovechar la afluencia de turistas tanto nacionales como internacionales. Y, es algo que en principio llama la atención, en una sola calle, podemos encontrar varios negocios sobre un mismo giro. Por ello, la “labor de convencimiento” es férrea, aunque democrática, educada y respetuosa. La venta es un arte.

La gente es amena y con un buen sentido del humor. Es muy trabajadora y consciente de esa gran responsabilidad que tienen para consigo mismo y su pueblo. Es gracias a eso precisamente que la esencia del pueblo, no se ha visto mermado, no solo por la adhesión a la metrópoli, sino por el impulso de lo que llaman la modernidad. Pasado presente y futuro dialogan en esta urbe.

¿Qué más se puede decir de Tonalá? Repasemos los cinco sentidos, esos que son la esencia misma de un viaje, la razón implícita del viajero. Vista, oído, gusto, olfato y tacto. Respecto a la vista, además de tatuarse en los ojos del viajero, esos vivos colores de las artesanías, se puede el turista deleitar de una arquitectura que se ha logrado conservar con el paso del tiempo.

El murmullo de las conversaciones, no solo de los vendedores y sus posibles compradores, hacen que los oídos estimulen al cuerpo para entrar en una especie de meditación; como si uno estuviera escuchando una especie de mantra. Tener la oportunidad de degustar los platillos típicos de la cocina mexicana como el famoso pozole, hace que uno se sienta transportado hacia tierras milenarias.

Oler una variedad de inciensos, comida, perfumes…, hace que uno sienta que pertenece a este lugar aun cuando solo se está de ´paso por unos días. Tocar cada pieza que se vende, las paredes de los edificios antiguos, las manos de todo aquel que te saluda, hace que uno se sienta vivo. En verdad es una experiencia única el viajar y conocer Tonalá, Mëxico.


5.00 - 2 votos

Patrocinado