En Guyana comienza el progreso

En Guyana comienza el progreso - Sin categoría

La fruta y el garrote.

Después de este viaje a la República de Guyana, recuerdo una frase del Papa Juan Pablo II cuando vino a Cuba y dijo en uno de sus discursos: “…que Cuba se habrá al mundo y el mundo se abrirá a Cuba…”. No cabe duda de que la frase es elocuente y que deviene de un hombre magno y sabio. Efectivamente, en su apertura hacia el mundo el gobierno cubano ha permitido entre otras cosas el libre visado de algunos países, que se pueden contar con los dedos de una mano, para que el ciudadano cubano recupere la libertad de viajar, perida en 1959. Nadie puede negar que el cubano es inteligente y tiene hasta pinta de comerciante.

Rápidamente se genera la idea de viajar con capital a estos países y comprar allí ropa, zapatos, piezas de autos, teléfonos y cuento se pueda vender en Cuba a un precio mas alto.

Copa Arlines en acuerdo con Cuba cobra entre 900 y mil dolares un pasaje de ida y vuelta a Guyana haciendo escala en Panamá. Usted sale felizmente de Cuba, aterriza en Panamá y una hora después toma otro avión y 4 horas mas tarde llega a Georgetown sin problemas. Allí declara el capital que trae y el hotel donde usted va a pernoctar. Un taxi por 30 dolares americanos lo lleva hasta el hotel, una media hora de viaje y al día siguiente sale de compras por una infinidad de tiendas de todo tipo y para todos los artículos.

Puede usted salir de este país con 96 kg de peso y 10 kg portables. Aduanas de Guyana le cobra un impuesto de 350 dolares americanos por permitirle esta carga. A usted no se le puede olvidar que el gobierno cubano sabe que usted se esta llevando los Dolares estadounidenses para dejarlos en Guyana y eso a el no le cae bien. Usted despacha su mercancía, se monta de regreso a Panamá y repite la operación para regresar a la Habana. Hasta aquí todo esta perfecto, ahora vienen los controles cubanos.

Pasa por control de documento, los scaner y finalmente va al salón de la estera donde recogerá sus bolas. Las bolas las hace usted en Guyana, comprimiendo los sacos de 32 kg en una precinta que poco a poco aprieta hasta reducirla a un tamaño menor y mas fácil de cargar. Todos los cubanos que viajan a Guyana o a Rusia hacen estas operaciones para traer su mercancía.

Aduanas de Cuba le permite entrar con 120 kg. La sorpresa es que cuando usted se acerca a la estera a recoger sus bolas, vienen con una marca que dice CC, eso significa Carácter Comercial. Ya usted no puede irse normalmente, pagar sus impuestos y tomar un taxi. CC significa que le van a virar al revés sus bolas y le decomisaran mas de la mitad porque el técnico del sótano sospecha de que usted trae mercancía para lucro personal.

Ahora como un corderito, usted va para otro itinerario donde le espera el verdugo asignado que lo va a desangrar. Vistury en mano le aplica una incicion a cada bola y le empiezan a decomizar cuanto se le antoje. En mi caso, me fueron ultrajados 53 kg y adjunto a este articulo publico el acta de decomiso. Usted no ha cometido delito, pero es sancionado a privarlo de su propiedad.

La venganza sobre su persona es motivada por el hecho de que usted gasto los USD en otro país y no en el suyo. En cada vuelo de los países de libre visado masacran a los ciudadanos cubanos que importan vía particular mercancias de estos países y el Estado cubano se adjudica cuantiosas ganancias arrebatadores a sus propios conciudadanos cientos de miles de objetos y artículos, que luego van a parar a las tiendas estatales por divisa. La Manzana, el libre visado; el Garrote, los controles de Aduana.

No cabe duda de que la frase del fallecido Sumo Pontífice se esta haciendo realidad, Cuba se esta abriendo al mundo de una manera muy inteligente, cobrando caro el pasaje, decomisando mercancías y desangrando a sus propios hijos.
Ricardo Jimenez Aldana. Cuba 18 de Julio de 2017.


5.00 - 1 voto

Patrocinado