Hamelín – Tras los pasos de la leyenda

Hamelín – Tras los pasos de la leyenda - Internacional

Pocos son los lugares donde sobreviven las leyendas incluso varios siglos después de unos supuestos sucesos. Hamelín es una ciudad legendaria donde una historia, real o no, marca hoy en día su ritmo de vida. Veamos por qué.

Ubicación

Hamelín es una pequeña ciudad alemana situada al suroeste de Hannover. Se sitúa justo en el centro de un parque natural y presume estar rodeada de una naturaleza extraordinaria. Además, confluyen aquí los ríos Hamel y Humme.

Historia

Las primeras huellas de asentamientos se remontan a la Edad de Piedra, aunque se desconoce cuándo se crearon las primeras casas en este rincón. Los primeros datos seguros sobre este lugar se remontan al año 790, cuando el monje benedictino Erkanbert es nombrado obispo y se asienta en este lugar. En el año 851 se erige el monasterio benedictino.

En el siglo XIII se levanta un muro de unos nueve metros de altura que rodea el asentamiento. La ciudad sigue creciendo a lo largo de los siguientes siglos. En el siglo XVI se construyen allí unas mansiones burguesas que presumen de una arquitectura de estilo tardo renacentista.

Durante los años del nacionalsocialismo (1933-1937) se celebra en Hamelín la fiesta de acción de gracias nacional por la cosecha (Reichsernedankfest). En este acontecimiento participaban no solo los habitantes de Hamelín, sino acudían personas de varias partes del país. Hasta un millón de personas se reunían en la plaza y alrededores para participar en los festejos. Entre los participantes se contaba incluso con personas prominentes de la política como Adolf Hitler o Goebels entre otros. La Segunda Guerra Mundial pasó casi inadvertida por la ciudad, ya que muy pocas partes de la ciudad fueron demolidas.

Nace la leyenda

La leyenda nace en el siglo XIII cuando supuestamente un señor se lleva mediante una estrategia engañosa a los niños del pueblo. Esta historia se conoce como “El flautista de Hamelín” en la cual un señor se lleva primero a la invasión de las ratas y luego a los niños del lugar mediante una melodía en una flauta. Existe una hipotética explicación histórica que pudo haber dado origen a esta leyenda. Se supone que en el año 1284 unos señores territoriales nobles reclutaban a los jóvenes de esta ciudad para colonizar una región en el este.

La leyenda en la literatura

Los hermanos Grimm viajaban por Alemania para recopilar leyendas e historias antiguas y las convertían en cuentos infantiles. Su ruta por el país los llevaba también a esta ciudad donde conocen la leyenda y la convierten en uno de los cuentos infantiles más famosos.

Pero también el escritor y poeta más notable de Alemania, Johann Wolfgang Goethe, le dedica a esta leyenda un poema, igual que el poeta Robert Browning.

Hamelín en la actualidad

Como cualquier otra ciudad, Hamelín se constituye de dos partes: una moderna que convive con el casco histórico. Nada más llegar al casco histórico, nos topamos con el guía de la ciudad quien, desde hace casi tres décadas, se viste como el flautista de Hamelín y acompaña a los turistas por la ciudad para conocer su historia. Una de las curiosidades de la ciudad son las huellas de los ratones, una placa tras otra en el suelo, que guían también a los visitantes por este lugar tan legendario, ya que van indicando la ruta a través de sus calles.

Actualmente existen varios sitios en Hamelín que se deberían visitar:

  • La Plaza del Mercado, el epicentro del Casco Histórico.
  • El Monasterio San Bonifacio.
  • El Museo Hamelín.
  • Glashütte Hameln (casa de la artesanía de vidrio). Esta se compone de una tienda de souvenirs y de la fábrica donde enseñan la elaboración artesanal de vidrio.
  • La casa del cazador de ratas (Rattenfängerhaus), edificio histórico convertido hoy en un restaurante. Se sitúa a la entrada de la peculiar calle Bungelosenstrasse (cale sin tambores) que era el último lugar por donde pasó el flautista con los niños el 26.6.1284.

La ciudad legendaria cuenta con hoteles donde todos los turistas pueden alojarse y disfrutar de esta ciudad, mientras reviven el cuento “El flautista de Hamelín”.


5.00 - 2 votos

Patrocinado