Invierno en Segovia

Invierno en Segovia - Segovia

Soy una chica de 25 años de Valencia, que por amor terminó pasando el invierno en la ciudad de Segovia.

Honestamente no sabia muy bien donde me metía, pero al siruarla tan cerca de Madrid, no pensé que fuese a ser tan diferente a lo que estaba acostumbrada.

Los primeros meses, tengo que confesar que odiaba profundamente esta ciudad.
La gente no sonreía, era muy cerrada, nevaba todos los santos días, no habian casas de comida para llevar, extrañaba la horchata, el chivito, la puntilla… y detestaba el cochinillo y el judión.

Pasados los meses, empece a ver el encanto de aquella ciudad.
Segovia tiene un montón de fiesta de jueves a domingo durante el invierno, les entanta el reggaeton. (Destino, Tantra, La Luna, Teatro…)

Aquí también se lleva mucho el tardeo, ellos lo llamar “ir a tomar un chato (copa)”. Los miércoles la gente va a un restaurante llamado “El Riscal” donde por 10 euros te incluye un primero, un segundo de cadera de buey a la piedra, pan, vino tinto, casera, agua y postre casero. (Todos los miércoles me acuerdo de este lugar, fantástico!).

Conocí un pueblecito situado en un valle llamado “Valsaín” se dice que viven los más brutos de Segovia, aquí es muy famoso el concurso de la “cortá de troncos” gana el que más rápido consigue partir un tronco gigante con un hacha.

Al llegar las Navidades, visten la ciudad de luces, en especial la zona de acueducto. Es una maravilla, los decorados y la nieve, crean paisajes únicos.

Algo que me llamo mucho la atención fue la tardebuena, la gente sale a la calle de fiesta con orquestas y a la noche cenan con la familia de una manera más relajada.

Los segovianos tienen laísmo y utilizan mucho la palabra “majo”, fue toda una experiencia y os recomiendo hacer una visita turística a esta ciudad.


5.00 - 1 voto

Patrocinado