Kutná Hora y el osario de Sedlec

Kutná Hora y el osario de Sedlec - Internacional

Sedlec es un barrio que pertenece a Kutná Hora, a unos 80 km de Praga. Conocido por su osario, miles de turistas curiosos visitan este lugar cada año. Pero, ¿qué lo hace tan especial?

El osario de Sedlec

Si nos dirigimos a Sedlec, encontramos ahí la Iglesia de Todos los Santos rodeada de misterio. Su historia comienza a finales del siglo XIII. En aquella época residía ahí la abadía cisterciense y uno de sus abades trajo arena de la Tierra Santa y la esparció en aquel lugar. Este hecho despertó el interés de los nobles de otros países y su deseo de ser enterrados en este cementerio. Como consecuencia, había que aumentarlo.

En el año 1318, la peste arrasó con unas 30 mil personas que fueron sepultados en la abadía de Sedlec. Cien años más tarde, la región de Bohemia se vio envuelta en guerras civiles que se cobraron muchas vidas. El cementerio no ofrecía suficiente cabida para tantas almas. Como consecuencia, se exhumaron muchos cadáveres para trasladar sus huesos al osario.

En el año 1870, la iglesia de estilo gótico barroco recibió su aspecto actual con el osario en su interior. El tallista František Rint fue el encargado de ordenar las calaveras y tibias acumuladas de manera caótico en este lugar. Para ello, empapó los huesos en una solución de cal clorada para desinfectarlos. Este procedimiento le dio, además, el color blanco que conservan hoy en día.

Durante el régimen comunista, el osario fue bastante descuidado. Con la llegada de la democracia en 1989, la iglesia católica reabrió este lugar y, a partir de los años noventa, comenzó a notarse notablemente el interés turístico por el osario.

Kutná Hora

Aparte del osario, esta ciudad medieval ofrece mucho más que ver. Se llega desde Praga en tren o en coche. El trayecto dura aproximadamente una hora. La Iglesia del Cementerio de Todos los Santos data del siglo XV y, con su osario en el interior, es la mayor atracción de Kutná Hora. Aparte, la ciudad alberga también la catedral de la Asunción de Nuestra Señora y San Juan el Bautista que data del siglo XIII y fue construido al estilo gótico francés.

En el casco histórico encontramos la catedral de Santa Bárbara que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por su gran belleza. Destaca por su estilo gótico y por sus vidrieras pintadas a mano que son espectaculares.

Caminar por las calles antiguas de esta ciudad que, durante la Edad Media le hacía la competencia económica y cultural a Praga, traslada a sus visitantes a otra época. El colegio jesuita, convertido hoy en museo, ofrece en su interior una galería de arte.

La ‘Columna de la Peste’ fue erigida en el siglo XVIII al estilo barroco en una plaza histórica para conmemorar los miles de fallecidos a causa de la Peste.

Kutná Hora acoge una serie de restaurantes donde podemos degustar la gastronomía checa, mientras disfrutamos de la estancia en uno de los hoteles ubicados en esta ciudad medieval.


5.00 - 1 voto

Patrocinado