La isla de Eubea – donde nació Aristóteles

La isla de Eubea – donde nació Aristóteles - Internacional

Eubea es una isla griega con una superficie de unos 3900 metros cuadrados y se sitúa en el mar Egeo. Es la segunda isla más grande después de Creta. Hoy por hoy pertenece a Grecia, aunque en el pasado no siempre fue así.

La isla Eubea cuenta con una larga historia. En el período arcaico estaba habitada por los jonios. En el siglo VI a. C. pasó a estar bajo el dominio de los atenienses y, en el año 338 a. C., los macedonios tomaron posesión de esta isla. El filósofo Aristóteles nació en Eretria en la isla de Eubea en el año 384 a. C. y falleció en Calcis, de donde procedía su madre, en el año 322 a. C. En el año 1205, Eubea fue conquistada por Bonifacio de Montferrato y tan sólo cuatro años más tarde pasó a depender de la República de Venecia. Aún hoy existen varias construcciones arquitectónicas de aquella época. En el pasado fue una ciudad de grandes riquezas y sus antepasados construyeron allí varios templos dedicados a sus dioses como Apolo, Hera o Zeus.

Calcis, la capital de la isla, se encuentra a unos 80 km de Atenas y es una ciudad construida sobre las ruinas de una ciudadela. El punto de atracción de Calcis es el canal de Euripo con una anchura de unos 39 metros. Este canal separa la isla del continente. Hay un puente de conexión para cruzar el canal y se abre en algunos momentos para que los barcos puedan pasar en el sentido de la corriente que cambia varias veces al día. Los mares de Eubea siguen siendo un misterio. La diferencia del nivel del mar entre el norte y el sur son unas mareas irregulares. Cuenta una leyenda que Aristóteles quería resolver el misterio de las mareas y se ahogó en el intento de conocer la respuesta.

Actualmente, Eubea ofrece mucho que ver a sus visitantes. Contiene encantadores bosques de pino, hermosas playas, manantiales curativos y monumentos arqueológicos. Entre ellos están los “drakospitas”, que son construcciones megalíticas en forma de casas gigantes que alientan la leyenda de unos habitantes gigantes en un pasado lejano en esta isla. Hay alrededor de 20 de estas construcciones y es un misterio aún no resuelto.

La capital de la isla alberga dos museos: un Museo Arqueológico que alberga entre otros unas cerámicas con unas inscripciones antiguas no descifradas que se hallaron en una de las drakospitas, y un Museo Etnográfico. Cerca de la capital se encuentra Eretria. Este pueblo acoge hoy las ruinas de la acrópolis, el teatro antiguo y un santuario prehistórico dedicado a Dionisio.

Los amantes de la naturaleza encontrarán varios senderos en Elimnion. A su vez existen atracciones religiosas en Skepasti, donde se alberga la Iglesia Agios Nikolaos. En cambio, el pueblo Dafni cuenta con la Iglesia de los Santos Apóstoles de Pedro y Pablo.

Hace varias décadas, Eubea se convirtió en el lugar ideal para combinar unas vacaciones con los tratamientos curativos gracias al resorte curativo único. Esto se debe a las aguas termales minerales que contienen propiedades curativas.

La espectacular mezcla de arquitectura que une el pasado de varias civilizaciones con el mundo moderno, así como su historia, arqueología, cultura y religión convierten a Eubea en un lugar ideal para unas vacaciones. El tráfico es bastante reducido debido a sus calles estrechas, muchas de ellas incluso intransitables para los vehículos. El mejor modo de transitar por las calles es a pie o con bicicleta. Por ello, la tranquilidad está asegurada. Por último, se puede sucumbir al placer de probar la gastronomía típica del país mientras se observa el atardecer en las playas.


5.00 - 1 voto

Patrocinado