La Mejor Ruta para Conocer Manhattan

La Mejor Ruta para Conocer Manhattan - Internacional

Muy pocas veces en la vida se tiene la oportunidad de ver la ciudad desde la parte más alta de uno de sus tantos rascacielos. La vida continúa transcurriendo a los pies del asfalto, en avenidas y calles amplias, cuidadosamente limpias, rectas y con uno de los servicios de transporte más eficientes del mundo.

Nuestro recorrido comienza en la calle 207 con 10ma Avenida. Es la parada del Tren 1, el cual inicia su recorrido en la calle 242 Van Cortland Park, en el Bronx. Ya en la calle citada, la 207 es su 4ta parada, rumbo al Down Town, down under, como diría la canción de Men At Work.
En este recorrido el Tren 1 se une con el Tren A, y hasta convergen en algunas estaciones, como la 168. La diferencia entre estos dos es que el A hace un largo recorrido expreso, casi por todo el Central Park, lo cual permite llegar a la gran estación de Columbus Park, en menos tiempo. Mientras el A sigue expreso, el Tren 1 sigue deteniéndose a lo largo de Washington Heights, con sus calles llenas de Dominicanos y otros latinos.
Muchas veces en estas calles se tiene la sensación de estar en la Duarte con París, con sus vendedores improvisados, con mercancía en plena calle, el ruido característico, la venta de frío frío, arroz con habichuela, frituras, entre otros artículos característicos de los dominicanos. Uno de los segmentos más largos entre una estación y otra, se da precisamente aquí, entre las calles 168 y la 181.
Luego de atravesar el distrito de las Universidades, (Columbia University, New York City College), llegamos al Central Park, el inmenso parque siempre verde, lleno de lagos, aves, zoológico y muchos carritos de comida. Muchas veces puede pensarse que estando en Central Park se ha salido de la ciudad, y de momento se olvidan los rascacielos.
Continuando con el recorrido, nos adentramos en el Midtown, en esta zona las calles son amplias, limpias, rectas, y se intercalan con las famosas avenidas, desde la 1ra Avenida, cerca del East River, hasta la Wes End, en el lado opuesto, o sea el West River. Un servicio de transporte llamado Crosstown, que lleva del este al oeste, en unos autobuses muy cómodos, donde reina el orden, la limpieza y el respeto por ancianos, niños y discapacitados.
Bajando de la calle 50 hacia el sur, nos encontramos con Time Square, la emblemática zona, con sus cafés, modelos que posan topless, el museo de cera, las tiendas, que están presentes en cada calle o avenida, desde las exclusivas de la 5ta Avenida, hasta la 34, con sus almacenes.
Continuando hacia el sur vemos cómo las calles se van tornando más estrechas, más cortas, y una que otra, pierde la rectitud. Acomodándose a un diseño arquitectónico de siglos pasados. Grandes edificios de ladrillo, que hablan de un modo de vida que se reinó en aquellos tiempos.
Muchos cafés al aire libre, la calle Spring, Bowery, etc. Y siempre acompaña al transeúnte, la Avenida Broadway, la cual creo que es la única que tiene una trayectoria tan indistinta, llegando a atravesar varias avenidas, desde el Downtown hasta el Uptown.
Allá en el Downtown, es importante caminar y disfrutar las calles de Tribeca, Soho, Canal Street, China Town, Wall Street, etc.
Al fin, llegamos a la última parada del Tren 1 en Manhattan en el extremo Sur: South Ferry, la cual se llama así, porque termina justo en la terminal del Ferry que nos lleva a Estaten Island, un recorrido muy enriquecedor, ya que permite observar desde el mar, el horizonte de Nueva York, lo que llaman el Landscape. Todos estos edificios aglomerados, como si hubieran sido colocados a mano.
También permite observar la Estatua de la Libertad, el Puente de Brooklyn, entre otros atractivos.
Mientras vamos en el ferry, es posible observar las gaviotas, que en busca de alguna migaja de pan, vuelan varios minutos paralelamente al barco, bien cerca, lo que resulta un espectáculo muy interesante para el viajero.
Volviendo al Tren 1, pero en sentido contrario, o sea, yendo al Uptown, podemos hacer una parada en la calle 23, es el Distrito Chelsea, con sus muchos lugares para tomar y comer, sobre todo pizza. En la séptima avenida, nos encontramos el Bar Restaurant Zagara, en la Séptima Avenida, especializado en vinos y comida italiana. Un buen lugar para conversar, tomar un trago y olvidarse del ajetreo de la ciudad. Para los que gustan de los buenos jugos de frutas, se encuentra Chelsea Papaya, en la 23 con 6ta Avenida, llamada Avenida de las Américas.
Subiendo un poco por la Séptima Avenida, podemos observar el Madison Square Garden, hacia el este llegamos de nuevo a la calle 34, con sus tiendas de marca desde Old Navy, Levi’s, Macys, Banana Republic, Gap, etc. Si continuamos en dirección al este, veremos el icónico Empire State, subiendo un poco ahí está el que es para mi el edificio más bonito de la ciudad: el Edificio Chrisler, con su estilo único, es una imagen que no puede faltar.
Siguiendo con los símbolos, porque de eso se trata en esta isla de Manhattan, llegamos al Rockefeller Center, por la 5ta Avenida observamos la Catedral de San Patricio, y todo el lujo de las tiendas de esta vía, considerada una de las más caras del mundo.
En este punto, sólo nos queda tomar el Tren de regreso, el cual puede ser el 1 o el A, y puede ser tomado en una estación muy importante, Columbus Circle.
Luego de este recorrido reafirmamos que Nueva York no duerme, que sigue alucinando a sus visitantes y que quedamos con todo el deseo de hacer el recorrido una y otra vez, sabiendo que es imposible verlo todo en un día, en una ciudad donde la inmensa variedad es la marca distintiva.

5.00 - 2 votos

Patrocinado