Naguabo y su vibrante malecón

Naguabo y su vibrante malecón - Internacional

Hay muchos lugares que he visitado gracias a las oportunidades que me ha brindado Dios, mi familia y la vida. Por eso decidí entrar en Globipedia, para compartir mis experiencias de viajes y las fotografías de los sitios que me han cautivado, Naguabo y su vibrante malecón es uno de ellos.

La primera vez que mi esposo me llevó a Naguabo fuimos a celebrar nuestro primer aniversario de bodas, nos quedamos en un apartamento que su tía amablemente nos prestó en Fajardo, y fuimos a Naguabo a cenar en uno de sus famosos restaurantes, mi plato favorito mofongo con camarones en salsa criolla y una botella de un delicioso cabernet savignon.

El retorno de esa cena romántica fue algo difícil por la fuerte lluvia que cayó esa noche, la carretera estaba inundada, poco a poco pudimos tomar la autopista hacia Fajardo. A pesar de esa circunstancia, el lugar me cautivó, así que para el siguiente viaje a Puerto Rico, busqué hasta encontrar un lugar donde pudiésemos quedarnos para disfrutar de Naguabo y de su malecón que, sólo pude observar desde el carro.

Hallé una casa especial se llama Casa Libre de Puerto Rico, su propietario Josué, su esposa, y su linda hija, nos han recibido ya en varias oportunidades, de manera amable, cordial, hemos podido quedarnos en tres de sus habitaciones, todas limpias, cómodas, equipadas con aire acondicionado, neverita, toallas, jaboncitos, shampoo, enjuague. Todas las habitaciones pueden hacer uso del estacionamiento, y hay una piscina coqueta que cuenta con la maravillosa vista del malecón, para disfrutar de sus atardeceres.

En Naguabo, el malecón es vibrante día y noche, durante los fines de semana, donde reina el sabor, ritmo, música, alegría, olores, sabores y pueden encontrar y conocer personas de diferentes nacionalidades, de distintas culturas y multiplicidad de gustos.

Es un lugar hermoso que se presta para el paseo, la diversión y el compartir en familia y entre amigos. Hay muchos restaurantes justo en la calle que da frente al malecón, donde puedes degustar las empanadillas de camarones, chapín, langosta, pulpo, entre otras, y una variedad culinaria de platos, así como puedes probar cócteles hasta las tradicionales cervezas. También consigues en el lugar las famosas arepas de coco.

Tiene muy cerca una bahía La Fanduca donde los visitantes pueden estacionar su carro y con solo dos pasos disfrutar de la arena y de un mar vivo pero en el que puedes darte un rico baño de agua salada, y visualizar como ondea alegre la bandera de la Isla del Encanto.

Si me preguntas, a donde siempre deseo volver cuando viajo a Puerto Rico, te respondería con toda seguridad a Naguabo a estar en su vibrante malecón y ver hermosos atardeceres.


3.56 - 9 votos

Patrocinado