NEUSCHWANSTEIN- EL CASTILLO DE BELLA DURMIENTE

NEUSCHWANSTEIN- EL CASTILLO DE BELLA DURMIENTE - Opinión

 

Había una vez…En un pueblo muy lejano, en la Baviera alemana, un rey al que todos llamaron » El rey Loco».

Con tan solo 19 años tuvo que hacerse cargo de la corona aunque no estuviera de acuerdo. En las reuniones solían mandar a colocar grandes centros de mesa para no ver a nadie o pedir que los músicos tocaran bien fuerte para no escuchar a la gente.

Dos grandes obsesiones se apoderaron de él. Los palacios y Richard Wagner, el famoso compositor alemán que más tarde se vio obligado a desterrar porque lo consideraban una poderosa influencia en sus decisiones.

En su afán por recuperar el espíritu medieval de las monarquías, uno de los castillos que mandó a construir es el famoso Neuschwanstein. El castillo en el que Walt Disney se inspiró para la animación de Bella Durmiente.

Comenzó a construirse en 1869 , en una época en la que ya no se construían castillos ni fuertes, pero que venía a cumplir con una fantasía romántica de un rey  que destinaba todo el presupuesto a sus caprichos.

Fue en este castillo que decidieron derrocarlo el 11 de junio de 1886 , poniendo final a una larga dinastía de la Baviera.

Hoy es uno de los castillos más visitados del mundo y es que, a pesar de que no todas sus salas están habilitadas ya que el Rey Loco no pudo terminar su obra magistral, se mantiene en pie como un símbolo de la excentricidad absoluta.

En su interior podemos observar la intención arquitectónica de convertir a Neuschwanstein en un espacio teatral habitable inspirado en las óperas de Wagner, mostrando un estilo ecléctico propio del romanticismo del siglo XIX, equipado con los últimos avances tecnológicos de la época: sistema de llamador de campanas, calefacción central, inodoros con descargas automáticas, entre otros. Pero también, encontramos espacios muy extraños como el acceso al jardín de invierno, cuyo palier está revestido con estalactitas propios de las cavernas.

Sin dudas, el castillo de Neuschwanstein es una parada obligada para aquellos que quieran disfrutar de los pueblos de la Baviera alemana, y vivir la experiencia como sacada de un cuento de hadas.

El pueblo más cercano donde pueden alojarse es Füssen, se accede fácilmente por tren a tráves del Bayer- Ticket desde Münich. Para acceder al castillo deben reservar las entradas a través de su página oficial. En Füssen, cerca de la estación de tren, se encuentran los buses que llevan hasta el ticket center donde deberán retirar sus entradas. Una vez allí, durante el calor hay tres opciones para subir al castillo: caminando, por bus, o por carruaje compartido. En invierno, es posible que la opción de buses esté suspendida por la nieve. Finalmente para sacar la foto panorámica, en temporada de calor, a la salida del castillo se abre un camino que los conduce al Puente María, pero en invierno esta opción está cerrada porque el puente es colgante. Sin embargo, los más osados, pueden tomar el camino del bosque, que se abre debajo del castillo, y subir , cuidando de no resbalarse, y trepar por encima del acceso del puente para ver el imponente castillo que se asomará para quedarse en su retina y nunca más olvidarse de él.

Sergio Héctor Misuraca


4.28 - 75 votos

Patrocinado