Ponferrada (León). Donde se cruzan Caminantes de Santiago y Templarios

Ponferrada (León). Donde se cruzan Caminantes de Santiago y Templarios - León

Los ríos Sil y Boeza marcan el origen de Ponferrada, pues es allí donde en el Siglo XI se ordenó la construcción de un puente de hierro para que los peregrinos del Camino de Santiago, salvaran la dificultad de atravesar el rio Sil. Ese puente, bautizado en su tiempo como “Pons Ferrata”, fue el germen primitivo de población alrededor del cual se inicio el crecimiento de la hoy llamada Ponferrada.

En el siglo XII, el Rey de León autoriza la instalación de los Caballeros de la Orden del Temple a lo largo del Camino de Santiago y establece en Ponferrada una sede definitiva (la fortaleza) para la mencionada Orden, con el fin de salvaguardar a los peregrinos que acuden a Compostela. La Fortaleza, pasa a ser propiedad de diversas familias poderosas de la comarca, tras la disolución de la Orden del Temple, y que se afanan en la ampliación y mejora de la misma.

Con el paso de los siglos, Ponferrada, va incrementando de forma constante su importancia, pasando de itinerario de peregrinación a importante centro de explotación mineral, definiéndose como epicentro de la Región del Bierzo, tras conformarse como motor económico de la Comarca al proceder a la explotación de los ricos yacimientos de carbón y hierro.

El casco histórico gira, indefectiblemente, alrededor del Castillo o Fortaleza del Temple, a cuyos pies se ubica la Iglesia de San Andrés. Dispone de triple defensa amurallada, con torres, puente levadizo sobre foso  y un gran patio interior. Fue acomodándose durante siglos a las mejoras de sus diversos propietarios, no alejándose nunca la imagen de construcción militar. En la actualidad es un recinto perfectamente reconstruido y visitable, que acoge una exposición de más de 1000 libros en edición de facsímil (Templum Libri), dentro de una gran biblioteca que es el germen del centro de Estudios Históricos de la ciudad.

También en el Casco antiguo encontramos la Basílica de Nuestra Señora de la Encina, de estilo renacentista y el que se expone la imagen de la Patrona de Ponferrada, La Virgen de la Encina, de la que cuenta la leyenda que fue encontrada en un encinar por los Caballeros Templarios mientras realizaban la construcción del Castillo.

Muy cerca de ella, encontramos la Torre del Reloj, actual emblema de la ciudad y construida sobre una puerta de la antigua muralla. Construida a mediados del Siglo XVI es de planta cuadrada y en su fachada se conserva el escudo de Felipe II. El mecanismo original del reloj (que le da el nombre a la torre) se encuentra custodiado en el Museo del Bierzo.

Este Museo, se ubica en el antiguo edificio construido en el Siglo XVI, y que en su origen se destinó a uso como cárcel y vivienda del Corregidor. Ofrece una completa visión de la historia de la comarca, comenzando por el Paleolítico y extendiéndose hasta el presente, dando la visión cotidiana a objetos de muy variada procedencia (Visigodos, Romanos, etc.), con restos encontrados de orfebrería y piezas de todo tipo. También existen en el Museo diversas reproducciones de objetos que se perdieron con el paso del tiempo.

Otro Museo del que se sienten orgullosos los ponferradinos, es el dedicado a uno de sus hijos más queridos, Luis Del Olmo. El mítico comunicador da nombre al Museo de la Radio y se encuentra ubicado en la llamada Casa de los Escudos, junto al Castillo. Allí, se aglutina una de las colecciones, relacionadas con el mundo de la radio, más grandes de España, albergando desde aparatos de todos los tiempos a fotografías y objetos relacionados con Luis del Olmo, así como una amplísima colección de archivos sonoros.

Pero la oferta cultural de la ciudad no acaba aquí. El Museo del ferrocarril, ubicado en la antigua estación del FEVE, exhibe los distintos tipos de locomotoras que contribuyeron a impulsar el progreso económico de la región, y nos da una muestra de la su evolución tecnológica. Este ferrocarril inicialmente sirvió para el transporte de carbón desde Villablino, aunque posteriormente se dispuso también para el transporte de pasajeros.

Pero Ponferrada y la Región del Bierzo tiene más que admirar. Indescriptible es el paisaje que nos ofrecen Las Medulas, explotación Romana de oro a cielo abierto, y que utilizaba el agua para “desgranar” la montaña en busca del preciado metal. Las Medulas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Unos días en Ponferrada nos dejaran muy satisfechos, pues a su oferta cultural se ha de añadir la de ocio. Las fiestas patronales de La Encina se celebran en Septiembre, los Carnavales en las fechas correspondientes, la Noche Templaria en Julio, y a las que se han de sumar ferias de artesanía, de tapas, de libros y cerámicas. Pero si algo es atractivo en Ponferrada, es su Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional, en la que las diversas Cofradías viven con fervor esos días, empujados por miles de personas que acompañan los recorridos por las calles.

Y de paso que vamos a Ponferrada, y como no todo ha de ser instructivo, aprovechamos para procurarnos un homenaje culinario y si nos atrevemos, dar cuenta del tradicional Botillo del Bierzo, aunque haya que tomarse un buen tiempo para ello mientras se riega con el magnífico vino de la zona.


5.00 - 3 votos

Patrocinado