El sol de Playa Zaragoza ilumina en el Horizonte

El sol de Playa Zaragoza ilumina en el Horizonte - Internacional

En días como estos, ya muchos dirán algunos para tanto encierro, me encontré con Globipedia y hoy inicio mi recorrido para compartir con quien lo desee las experiencias hermosas que ofrecen los viajes, los aprendizajes, la satisfacción, pero lo mejor los recuerdos que son los que permiten volver a estar allí o estar sin haber estado, gracias a la era digital que ya tiene rato imponiéndose y que -de ahora en adelante- debemos sacar provecho de ella, para seguir avanzando.

La foto que comparto la tome en el viaje que hice a la Isla de Margarita en el mes de septiembre del año 2016.

Exactamente, fue el 8 de ese mes y año, día en que se realiza la procesión de la Virgen Nuestra Señora del Valle, que pude ver desde la arena de la Playa Zaragoza ubicada en el Valle de Pedro González, como El Sol nos ilumina en el Horizonte, nos ilumina el camino, nos dibuja el rumbo, usando el mar para mostrarnos en el Horizonte cual es el sendero a tomar.

Por ello, seleccione esta fotografía porque pienso que, en estos momentos, debemos buscar esa luz natural que permite alumbrar el camino a seguir en tiempos como los que vivimos, donde aparte de las circunstancias económicas a nivel mundial, todos sin excepción somos víctimas de un virus que amenaza a la humanidad, y mientras se lucha en el control de su contagio y se implementan las vacunas o remedios necesarios para estar a salvo, no podemos detener nuestro viaje, debemos buscar el Sol brillante que nos ilumina en el Horizonte, que nos enseña a tener fe y esperanza, que nos invita al contemplarlo a ir al descanso, como lo hace el oleaje del mar al final del día, para iniciar el próximo con más energía, con muchas ganas de continuar viviendo la aventura de descubrir cosas nuevas, de aprender algo de historia, de encontrar un nuevo hobbie, de conseguir una amistad, de disfrutar la flora y la fauna, como lo hace uno cuando está en una playa como Zaragoza, de poca longitud pero de atardeceres de amplio espectro, de agua fría pero tranquila, de arena limpia y clara, encontrando en esa combinación entre lo natural y la arquitectura colonial de sus pocas casas ( y de sus dos o tres posadas) así como en la calidez de su población, la paz que emerge de ese hermoso atardecer.

Viajar es aprender, conocer, descubrir, mientras no podamos hacerlo recordemos a donde hemos ido, que hemos conocido o descubierto, eso nos hará sonreír y disfrutar, revivir ese momento es vivir por eso recordar es vivir y el sol que ilumina el Horizonte desde Zaragoza me produce ese privilegio que deseo compartir con quien quiera sonreír y disfrutar, con quien desee ver hacia el horizonte.


3.86 - 7 votos

Patrocinado