Vivir en Estados Unidos

Vivir en Estados Unidos - Internacional

Estuve viviendo un año escolar en Estados Unidos, sin duda alguna, de las mejores experiencias de mi vida. Tenía 15 años cuando veía que cada vez eran más los compañeros que se iban fuera, y un día me dije: ¿Por qué no? No fue tarea fácil, pues económicamente es un gran esfuerzo, y aparte has de tener un nivel mínimo de inglés para asegurarte que seras capaz de seguir el nivel en la escuela. Tras dos años de esfuerzo y clases de particulares de inglés, conseguí aprobar aquel dichoso examen.

Aún recuerdo los días previos a mi gran aventura como si fuera ayer. A medida que se acercaba más y más el día, mi mente se llenaba de una variedad ínfima de sentimientos de miedo y desconcierto, a la vez que muchísima ilusión y entusiasmo. Las expectativas eran muy altas, probablemente hayamos de echar la culpa a Hollywood de esto, y todas y cada una ella se cumplieron desde el principio. Aterrizamos en el aeropuerto de Dallas, Texas y nada más salir del avión, había un policía típico de aspecto afroamericano con el donut glaseado en la mano, el cual nunca puede faltar.

Vivía con una familia típica americana en el sur de Kansas, en un “pueblecito” de casi mil habitantes. En mi clases del Instituto apenas llegábamos a veinte alumnos, y al ser tan pocos alumnos en el colegio me sentía como una estrella de cine, pues todo el mundo quería conocer al estudiante español. Hay un tópico que me gustaría desmentir, pues bien es cierto que Estados Unidos es muy famoso por sus variedades de “comida basura”, también es destacable la importancia que le dan al deporte en los “High School” americanos. Yo estaba apuntado al equipo de baloncesto, una auténtica experiencia, pues vives muchísimos momentos únicos, además de conocer gente maravillosa. Yo al llegar a Estados Unidos, pesaba aproximadamente unos 100 kilos y volví pesando casi 70. Lo que si es cierto es la energía y felicidad con las que viven todas las festividades: San Valentín, Navidad, Halloween…

Sin duda alguna si tenéis la posibilidad de ir a vivir o estudiar en el extranjero, no perdáis la oportunidad, pues no olvidaréis la experiencia jamás y conoceréis gente estupenda.


5.00 - 1 voto

Patrocinado